PROTOCOLOS DE SEGURIDAD ANTE CONDICIONES ADVERSAS

El Perú es un país muy generoso. Nos cuida y nos nutre con su riqueza, permitiéndonos cumplir nuestros más inalcanzables sueños; sin embargo, también suele tener momentos donde su naturaleza caritativa se torna indomable.

Es así que el verano ha hecho prosperar muchas regiones de nuestro país durante su llegada; sin embargo, al mismo tiempo trajo consigo condiciones climáticas no muy favorables para otras.

Esto hace que, en nuestro trabajo de recorrer las rutas del Perú, nos enfrentemos día a día a diferentes situaciones adversas que ponen en peligro el bienestar de nuestros colaboradores, las comunidades aledañas y nuestra carga.  

Para lo cual venimos desarrollando una filosofía enfocada en la seguridad que nos permite reducir el riesgo en estas situaciones bajo un compromiso clave: “EN CONDICIONES ADVERSAS, APLICO LAS 5 HUELLAS DE LA SEGURIDAD.”

 

  1. Soy paciente y, ante la duda, paro:

Somos conscientes que, frente a climas adversos, las condiciones de las vías se tornan riesgosas, por lo que prestar atención a la ruta antes de partir es clave. Si existe duda alguna: PARAR, REPORTAR, EVALUAR y, solo si es seguro, continuar.

 

  1. Reduzco mi velocidad:

Debido a que las carreteras se tornan resbaladizas por el contacto del agua con el asfalto; a mayor velocidad, mayor es la cantidad de agua que los neumáticos deben desplazar. Por lo que al reducir la velocidad, los neumáticos podrán desalojar con mayor eficiencia el agua y desplazarse por terreno firme. Esto nos garantiza la estabilidad del vehículo, sobre todo en charcos de agua y vientos laterales.

 

  1. Mantengo mi energía y evito la fatiga:

El calor puede constituir un peligro similar al de manejar bajo niveles considerables de alcohol en la sangre, debido a que la fatiga, sueño y distracciones aparecen con mayor facilidad. Ante esta situación, es recomendable tener en cuenta estos puntos:

  • Ventilar y tratar de mantener una temperatura ambiente de 20 a 23 °C.
  • Realizar pausas activas cada 02 horas para mantenernos más alertas.
  • Beber líquidos (agua, jugos) con frecuencia.
  • Utilizar ropa ligera en climas calurosos.
  • Descansar las horas adecuadas.
 

  1. Aumento mi distancia:

La lluvia y neblina hacen que las llantas pierdan el contacto con la vía debido a la poca visibilidad, lo que puede ocasionar la pérdida del control de la unidad. Por lo que para frenar a tiempo, se recomienda conducir lentamente y mantener una distancia mayor de la normal al vehículo que nos antecede.

 

  1. Me concentro en todo momento:

En climas adversos se reduce la visibilidad debido distintos factores, por lo que la concentración en todo momento es clave para evitar incidentes.

“VER BIEN Y SER VISTOS”. Con esta frase en mente, se recomienda revisar la unidad, neumáticos, limpiaparabrisas, luces, alarmas, bocinas, neblineros y frenos antes de partir, ya que estos elementos serán nuestros aliados a lo largo del recorrido.

 

Este compromiso está presente en cada uno de nosotros y de esta manera, sean cual sean las condiciones adversas a las que nos podamos enfrentar, estaremos atentos al riesgo hoy, mañana y siempre.  

#VamosBienServosa #5HuellasDeLaSeguridad