DISTRACCIÓN: Un peligro no percibido

En nuestra línea de trabajo se tiene una serie de exigencias, diversas y cambiantes, a las que debemos adaptarnos constantemente para mantener nuestra capacidad de atención.  

Cuando, por cualquier motivo, dicha capacidad disminuye, nos exponemos al peligro.  

Estas distracciones muchas veces no se perciben y hacen que fallemos en evaluar correctamente los riesgos que estamos tomando. Esto puede ocasionar accidentes por comportamientos de riesgos, aparentemente simples, como:  

  • Atender una llamada en el móvil o marcar un número en el teclado del celular.
  • Quitarse alguna indumentaria durante la conducción.
  • Contemplar fijamente un bello paisaje.
  • Sintonizar una emisora, cambiar el CD / el USB de la radio o buscar algo en la guantera.
  • Una conversación amena o acalorada con algún colega.
  • Intentar echar fuera de la cabina a un insecto.
  • Entretenerse en exceso al consultar el tablero de mandos.
La lista puede ser muy larga, pero no se trata de mencionar distracciones, sino de tomar conciencia para evitar accidentes y cuidar el bienestar de nuestros trabajadores, sus colegas y su familia.  

Ante este tipo de situaciones recomendamos aplicar nuestra 5ta Huella de la Seguridad: Máxima Concentración.  

 

De esta manera, sean cuales sean las exigencias que nos imponga la vía, podremos reaccionar de manera segura y evitar accidentes.  

Atentos al riesgo: hoy, mañana y siempre.